shutterstock_163296629

Una jornada global educativa para tomar conciencia sobre la prevención del cáncer de mama se efectúa hoy en todo el planeta, con diversas iniciativas dirigidas a la detección precoz, el tratamiento y los cuidados paliativos.

Un llamamiento de la Organización Mundial de la Salud (OMS) destaca que los conocimientos actuales sobre las causas de esta enfermedad son insuficientes. La detección precoz sigue siendo la piedra angular de la lucha contra esta enfermedad, subraya.

Es fundamental tener en cuenta que cuando existe una detección precoz, se establece un diagnóstico adecuado y se dispone de tratamiento. También las posibilidades de curación son elevadas; sin embargo, cuando se localiza de manera tardía es raro que se pueda ofrecer un tratamiento curativo.

Recuerda el documento que más de la mitad de las defunciones por esta causa, un 58 por ciento, se dan en los países pobres donde las posibilidades de supervivencia apenas alcanzan un 20 por ciento.

Europa oriental, América del Sur, África austral y Asia occidental presentan incidencias moderadas, pero en aumento, señala.

La OMS subraya en su comunicado que existen varios factores de riesgo para esta dolencia, cuyas defunciones, más de la mitad, se dan en los países subdesarrollados. Los antecedentes familiares, los reproductivos asociados a una exposición prolongada a estrógenos endógenos, así como una menarquia precoz, menopausia tardía y una edad madura para el primer parto, son algunos de ellos.

La alerta de la Organización por esta jornada insiste en la prevención. El control de factores de riesgo específicos modificables, una prevención integrada eficaz de las enfermedades no transmisibles, la ingestión de alimentos saludables, la actividad física, el control del consumo de alcohol, el sobrepeso y la obesidad, podrían llegar a tener un efecto de reducción de la incidencia de cáncer de mama a largo plazo.